skip to Main Content

Tengo la suerte de trabajar en algo que no solo me gusta, me apasiona.

Durante años trabajé en el sector de la construcción hasta que, por circunstancias personales, tuve un momento de inflexión en el que me planteé lo

OTRAque realmente quería hacer con mi vida. Y era algo que tenía muy claro, mi verdadera vocación, tenía que ver con el diseño y la naturaleza, algo en lo que destacaba de una forma natural.

Mi pasión, mi hobby y mi profesión a partir de ese momento se unieron y, desde entonces, me considero verdaderamente afortunada.

Creo que cuando haces algo con lo que te sientes bien, se nota y se trasmite. Yo confió en que así sea y que en mis trabajos trasmita mi entusiasmo y respeto por la naturaleza, la montaña, las plantas, los animales y la vida.

Ahora que han pasado los años y Tierra Savbia se ha consolidado, me alegro de haber sido valiente y haber apostado por los sueños. Mi cabezonería y tesón maños junto con la fuerza que el Pirineo me trasmite me ayudan a seguir adelante.